David Gilmour cumple 66 años

Publicado: 06/03/2012 de Santiago Berisso en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , ,


The Narrow Way (parte 1) me da un poco de dolor de cabeza, pero quiero que siga siéndolo de esa manera. No voy a buscar ningún ibuprofeno ni nada por el estilo porque sé que de este modo lo disfruto más. La única molestia cerebral que quisiera que persista por siempre. Cuerdas por todos lados que se acompañan unas a otras, siempre escalando en busca de la zona de sonidos locos. Cuerdas animalescas que hablan de una época.

Un año después caía un gordo y viejo sol que nació hace mucho, pero encontró su mejor versión en Gdansk, en el año 2006. El mejor solo de guitarra que escuché desde que nací y que (¡por Dios!) probablemente dure más que lo que lo hacen la mitad de las canciones de Sum 41. Y no es uno de esos solos que no mueven un pelo a nadie y se caracterizan tanto por su robótico virtuosismo como por su falta de calor. Éste es pura humanidad.

Lulubelle III me sigue mirando fijamente mientras adelanto un track. Sunny Side Up me pide que me siente a desayunar y ahí mismo él soundtrackea la comida más importante del día. Es como que te agarra mientras vos estás entrándole al huevo frito y te dice: “¡No! ¿qué hacés pibe?, estás haciendo boludeces. Andá a tu cuarto, encerrate, apagá la luz, echate en tu cama y ya. Así se escucha esto”. Instantáneamente le das la razón. Efectivamente esa es la forma en que tiene que ser escuchado. Último tema de Atom Heart Mother, del minuto 4:29 al 7:43. No se mueran antes de escuchar este fragmento.

En la antesala de The Dark Side Of The Moon, Nick Mason le abre paso a sus bellos chillidos que nadan en la pileta lisérgica que va llenando el teclado de Wright. Si efectivamente estaba oscurecido por nubes como dice, no me cabe duda de que por lo menos su mente tenía un rayito de sol que le daba grandes ideas. Tiempo después cerraba Sheep con el rasgueo más violento e indicado en la historia del progresivo. Me dan ganas de romper algo por amor a lo que estoy escuchando, o salir a correr. Voy más rápido si lo tengo de fondo.

Entre los animales de Orwell y la pared que actualmente causa furor en Buenos Aires, se cortó un rato y creó su primer y mejor disco solista. Nueve canciones que son una bestialidad. I Can’t Breath Anymore, Short And Sweet, Mihalis, cualquier otra. Se lo puede encarar por donde sea y en ningún momento va a defraudar.

Hermosísimas obviedades como las que escucho en Shine On You Crazy Diamond o Comfortably Numb. A esta altura ya siento que las mancho si me refiero a ellas. En cambio, muchas otras subvaluadas maravillas deberían ser desempolvadas por unos cuantos. Cada una de sus creaciones merece un cuadrito propio.

Y detrás de esta obra, el mejor arquitecto de todos, que en el día de hoy cumple 66 años.

Un poco de todo, ustedes elijan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s