Grizzly Bear

Publicado: 30/07/2011 de Santiago Berisso en Perfiles
Etiquetas:, , , , , ,

Afortunadamente es muchísima la música a la que hoy tenemos acceso. Una gran cantidad de bandas y artistas surgen día a día en distintas partes del mundo, simplemente, gracias a que algunas personas tienen ganas de que una idea deje de ser sólo una idea para que también pase a transformarse en una pieza musical. Es tal la cantidad de música que nos rodea que, a veces, hasta inmoviliza ya que no sabemos por dónde o por quién empezar. Sin embargo, que esto suceda es, sin lugar a dudas, genial. Y, en esta oportunidad, les propongo meternos un poquito en el mundo de Grizzly Bear.

Esta banda oriunda de Brooklyn (Nueva York) comenzó a hacer lo suyo allá por el 2004 y hoy ya tiene editados tres discos de estudio. Con cada uno de ellos, Grizzly Bear, fue creándose su espacio, no sólo en el universo indie o en la escena neoyorquina sino en el enorme y difícil terreno musical que excede a los géneros. Un espacio que, por cierto, se ha ganado, y con mucha razón, a fuerza de esa frescura, armonía, intensidad que transmite su música (tan) experimental. Realmente sorprende el sonido que alcanzan muchos de los pasajes creados por Edward Droste, Daniel Rossen, Chris Taylor y Christopher Bear.

Una agrupación cuya relativa juventud no le impide lograr una elegancia y una madurez sonora marcada por la variedad instrumental y por una increíble (de verdad, de no creer) armonía de las cuatro voces de sus miembros.

La historia de Grizzly Bear comienza como una movida personal, más íntima, de Edward Droste, un estudiante y multiinstrumentalista nacido en Boston que creó Horn Of Plenty, en el 2004. Él cuenta que este disco se trata de un proyecto principalmente solista, con canciones muy personales, “casi como un diario de vida que nunca pensé que se publicaría”. Es por esto que Droste considera que el álbum debut de Grizzly Bear, ya consolidado como una banda, es Yellow House, aquél que siguió a House Of Plenty y fue editado en septiembre de 2006. Sin embargo, aclara que “nunca me he sentido como líder del grupo. No tengo un ego que haga decir ‘esto es mío’”.

Yellow House, con temas como Knife, Colorado, y Marla (escrita por la tía abuela de Ed Droste tiempo atrás) significó un verdadero despegue para la banda, que pasó a estar en boca de muchos como uno de los sonidos emergentes más interesantes del indie. Pitchfork Media ubicó al disco en el octavo lugar entre los mejores álbumes del 2006. En cuanto a la producción, Chris Taylor (bajista) fue el encargado de llevarla a cabo, tanto de este disco como el que lo iba a seguir en 2009, llamado Veckatimest, en el que se destacan While You Wait For The Others y Two Weeks, entre otras canciones.

Con cada paso que da, Grizzly Bear demuestra que tiene mucho más para ofrecer: más atmósferas perturbadoras, más guitarras adictivas y coros salidos del cielo. Existen muchas razones que nos permiten comprender por qué muchos se sacan el sombrero frente a lo que hacen estos cuatro muchachos. Al escucharlos uno descubre esa originalidad, rareza, dulzura y violencia que hace de ellos un gran colectivo de emociones difícil de imitar.

Hacedores de una música tan bella como shockeante; creadores de una especie de Ummagumma del siglo XXI, por momentos; banda favorita de Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead. Al menos eso es Grizzly Bear, lo cual no creo que sea poco.

Entrevista de Super 45 a Edward Droste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s